• eu
  • es

Rueda de prensa de presentación de la moción contra la incineradora con EH Bildu Donostia, la Plataforma Anti-Incineración y Donostiako Ondakinen Bilgunea

Lunes, 25 de enero de 2016

Esta mañana hemos presentado, la moción contra la incineración que defenderemos junto con EH Bildu en el Pleno Ordinadrio del próximo jueves 28. En la rueda de prensa han participado la Plataforma Anti-Incineración y Donostiako Ondakinen Bilgunea con quienes hemos trabajado la iniciativa.

Este es el contenido íntegro de la misma:

Los nuevos responsables de la Diputación Foral quieren volver a poner en marcha el proyecto de incineradora de Zubieta. Este tipo de proyecto choca con la Resolución aprobada por el Parlamento Europeo el 9 de junio de 2015, con los votos favorables de PNV, PSOE, PP, IU, EH BILDU, PODEMOS, PRIMAVERA EUROPEA, etc…

En el mismo, entre otros muchos artículos, dice lo siguiente:

Artículo 35:

Obligación de recogida selectiva de los residuos orgánicos a más tardar en 2020.

Limitación de la incineración estrictamente a los residuos no reciclables y no biodegradables para 2020.

Reducción obligatoria y progresiva del vertido de residuos.

Introducir tasas por el depósito en vertederos y la incineración.

La fracción no reciclable, lo que conocemos como “rechazo”, llega a unos 12% del total de residuos1. En Gipuzkoa en 2014 se produjo un total de 315.000 toneladas de residuos. Significa que en 2020 solamente se podrían quemar unas 38.000 toneladas. Sin embargo se va a construir una planta con capacidad de 200.000 toneladas2.

Es más: las políticas europeas, nacionales y territoriales tienen como meta la no producción del “rechazo”, con lo cual a medio-largo plazo, no se podría incinerar nada.

Ya en varios lugares europeos (Suecia, Alemania, Dinamarca, Holanda, Mallorca…) les falta combustible para sus incineradoras y las importaciones/exportaciones de basura son habituales3. Ya que los objetivos de los territorios, países y de Europa son de reducir la producción de residuos y aumentar la tasa de recogida selectiva y de reciclaje, en este ámbito la competencia va a ser cada día mayor. Sería un error estratégico para Gipuzkoa introducirse en este mercado de importación de basura que ya tiene tendencia a reducirse y que acabará por desaparecer.

La incineración con recuperación de energía es un sistema de tratamiento térmico de escasa eficiencia energética, despilfarrador de recursos materiales y energéticos, productor de tóxicos que no existen en el medio ambiente, desincentivador del reciclaje y con poca capacidad de generar empleo y sostenibilidad.

Además de producir cenizas, escorias toxicas y contaminar las aguas, las incineradoras producen hasta dos veces más gases de efecto invernadero por kilovatio-hora para la generación de electricidad, que las centrales térmicas de carbón. Esto es debido una vez más a su baja eficiencia energética que implica quemar proporcionalmente muchos más residuos en peso y volumen para producir una unidad de electricidad.

Pero aún, y en contra de lo afirmado por varios grupos políticos y medios de comunicación del país, la incineración no evita la necesidad de vertederos y por tanto, son necesarios los vertederos convencionales para el depósito de las escorias, producto de la incineración, tal como se hace en el territorio vecino.

En su aspecto más grave, la influencia que puede tener sobre la salud es preocupante. Decenas de estudios epidemiológicos realizados en Europa indican que las personas que viven cerca de una incineradora tienen mayores probabilidades de contraer cáncer, leucemia, malformaciones genéticas, mutaciones y otras muchas enfermedades4. Las incineradoras son grandes productoras de dioxinas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) las considera causantes del cáncer. Estas partículas entran en nuestro cuerpo por medio de la cadena alimentaria, se acumulan y no hay posibilidad de eliminarlas. La Plataforma Nacional de Médicos de Francia (Agrupa a los principales organismos que se preocupan de la salud) pidió en 2007 al gobierno una moratoria de las incineradoras. El conocido cancerólogo francés Dominique Belpomme dice que “apostar por la incineración supone asumir el riesgo de cáncer”5.

Actualmente, para completar el modelo sostenible que deseamos en Gipuzkoa, necesitaríamos varias plantas de compostaje y uno o varios vertederos de inertes, para la fracción resto. Es una alternativa que, además de ser más sostenible, saludable y acorde con la normativa europea, sería más económica que el binomio incineradora-vertederos de escorias, y generaría más puestos de trabajo. Ese tipo de Plan de Desarrollo de Plantas de Tratamiento de Residuos Urbanos existe en otros lugares y ya se ha trabajado aquí, en Gipuzkoa (construcción de 2 plantas de compostaje, una planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB), un depósito de residuos inertes, y la clausura de los vertederos convencionales). No sería partir de cero.

En base a lo expuesto, desde Irabazi Donostia y EH Bildu Donostia presentamos la siguiente

MOCIÓN ORDINARIA

  1. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián muestra su rechazo a la instalación de la Incineradora en Zubieta o en cualquier otro municipio.

  2. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta a la Diputación Foral de Gipuzkoa, a las Mancomunidades y al Consorcio de Residuos de Gipuzkoa que, una vez abandonado el proyecto de incineradora de Zubieta, a tomar las medidas necesarias en la gestión de los residuos, para conseguir la reducción de los residuos, su correcto reciclaje y avanzar hacia un modelo de economía circular de “basura cero”.

  3. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta a la Diputación de Gipuzkoa a que ponga en marcha lo antes posible un Plan de Desarrollo de plantas de compostaje, tratamiento de fracción resto y depósito de inertes necesarios para cerrar el círculo de nuestro actual sistema de gestión.

  4. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta a la Diputación Gipuzkoa a que abra un proceso de diálogo y negociación con los municipios para la definición y ejecución de este Plan de Desarrollo de Plantas de tratamiento, favoreciendo la transparencia y la colaboración.