• eu
  • es

Memoria democrática para una mejor convivencia

Donostia-San Sebastian es una ciudad en la que diversos fanatismos han provocado graves violaciones de DDHH. En la guerra civil y durante la represión franquista se fusilaron en la ciudad 370 personas. Años después, según datos del Gobierno vasco, ETA mató a 107 personas. El terrorismo de Estado (4 víctimas) y los abusos policiales (11 víctimas) también provocaron dolor irreparable.

Afrontar el futuro recordando lo que aquí ha sucedido es un acto de justicia y una importante contribución para que nuestra historia negra de violencia no vuelva a repetirse. Frente al olvido, a la negación, o a la tergiversación de las memorias parciales-sectarias, creemos en el enorme potencial de pedagogía democrática transformadora que tiene el recuerdo de las víctimas. Se trataría de preservar esas historias, pero no para compensar unas violaciones de Derechos Humanos con otras, sino para deslegitimar la violencia que aquí se perpetró, mostrando sus terribles consecuencias.

Apostamos por impulsar actos, placas recordatorias, testimonios directos de víctimas, material divulgativo sobre el golpe de estado de 1936, la guerra civil y la represión franquista, así como por extender los talleres de convivencia inspirados en los valores de Glencree (empatía y deslegitimación) y en los de los encuentros restaurativos de Nanclares (reconocimiento de la injusticia de tanto dolor).