• eu
  • es

Contra las viviendas vacías, rehabilitación y alquiler público (ni casas sin gente, ni gente sin casa)

La idea central es potenciar un modelo de ciudad que no apuesta por “más hormigón”, sino que busque:

  • Garantizar el derecho a la vivienda.

  • Rehabilitación y reutilización de la vivienda existente.

  • Sostenibilidad

  • Nuevas oportunidades de creación de empleo.

Diagnóstico previo

Existe un gran esfuerzo constructivo realizado que no hace necesario acometer grandes actuaciones nuevas.

  • De 1991 al 2011 solo hemos crecido en 10.000 habitantes y se han construido 23.000 viviendas.

  • En el período 1995-2010, mientras la población de Donosti solo ha subido un 5% , el suelo natural destinado a “medio urbano” ha subido un 18%, pasando de 21,7 km2 a 25,6 km2. Es una evolución no sostenible que debe ser corregida.

  • Hay miles de viviendas vacías (unas 11.000 entre las cuales 4000 están vacías de forma permanente) que lo van a seguir estando por falta de población. El índice de personas por vivienda está ya en tan solo 2,02 personas por vivienda.

  • El alto precio de la vivienda (somos tradicionalmente la ciudad más cara del estado) expulsa a la población modesta.

  • Ese mismo alto precio impide el desarrollo de nuevas actividades empresariales y por lo tanto la posibilidad de encontrar el empleo en la propia ciudad.

Contra la vivienda vacía y en defensa del derecho a la vivienda

  • Exigir que no haya ni una sola vivienda municipal vacía, salvo las reservadas para el realojo de familias que puedan ser desahuciadas.

  • Implicación del Ayuntamiento en la mediación contra los desahucios y contra las cláusulas bancarias abusivas

  • Penalizar en el IBI las viviendas privadas vacías sin justificación.

  • Modelo alternativo (Housing First) para que las personas sin hogar (o exclusión residencial) accedan a una vivienda digna sin tener que hacer el proceso escalera.

Rehabilitación y reutilización de lo existente

  • Los esfuerzos de construcción se deben centrar en rehabilitar lo existente y no en crear nuevas viviendas en zonas naturales.

  • El objetivo sería rehabilitar 5.000 viviendas al año

  • La rehabilitación debe buscar tres ejes:

    • Eficiencia energética y búsqueda de funcionalidad.

    • Tamaño medio de vivienda más pequeño y adecuado a las nuevas necesidades (tercera edad y jóvenes)

    • Paliar el gran paro del sector de la construcción.

La eficiencia energética como fuente de riqueza y calidad de vida

  • El uso de energía en el hogar supone la sexta parte del consumo total de energía del estado. De ese consumo residencial casi la mitad corresponde a las necesidades de calefacción.

  • La rehabilitación, además de mejorar la calidad de las viviendas, permite ahorrar sustanciales cantidades de energía, combatiendo el cambio climático y contribuyendo a la sostenibilidad del modelo de ciudad.

  • Puesta en marcha de una ordenanza que prevea el uso adecuado de la energía solar en los edificios. Planeamiento que tenga en cuenta el grado de ensoleamiento de los edificios.

  • El Ayuntamiento no cobrará impuestos por las obras que busquen esa mejora de la eficiencia energética.

Tipología de viviendas a fomentar

  • Solo se promoverán recalificaciones que tiendan a crear viviendas protegidas en alquiler (renta máxima 30% ingresos). No a la lotería vitalicia de la VPO en propiedad.

  • El 22% de la población es mayor de 65 años. Para este colectivo se fomentarán viviendas públicas y privadas adecuadas, rediseñando los servicios sociales y sanitarios. El objetivo a largo plazo es que, al menos la mitad de ese colectivo viva en este tipo de viviendas, lo que permitiría liberar más de 15.000 de tamaño normal para otros colectivos.

  • Cada año se deben independizar del orden de los 1.600 jóvenes. La falta de empleo y la falta de vivienda son los principales obstáculos para ello. Se trata de promover un parque final de unos 800 apartamentos para jóvenes aprecios moderados, que permitan servir de alojamiento provisional (máximo de cinco años) en ese proceso de independencia.

  • Incentivar obras que dividan viejas casas grandes, para convertirlas en viviendas más pequeñas adaptadas a las nuevas unidades convivenciales.

Aprovechar mejor los espacios públicos existentes

  • Crear zonas de estancia-juego cubiertas, para posibilitar el uso de espacios públicos en días de lluvia, cubriendo, por ejemplo, plazas con estructuras ligeras y translúcidas. En cada barrio habría que encontrar un “espacio” adecuado para este fin.

  • Uso abierto en fin de semana de las instalaciones de patio de los colegios públicos, garantizando su uso y limpieza.