• eu
  • es

Nuestra posición sobre la remodelación de Anoeta de 2016

Observación preliminar

Desde Irabazi Donostia, no tenemos nada contra la Real Sociedad y reconocemos su papel en la sociedad Donostiarra y Gipuzcoana. Tampoco estamos en contra de la idea de realizar una remodelación del estadio.

Pero si se debe hacer una remodelación, tiene que hacerse correctamente. Consideramos que la remodelación propuesta es sobredimensionada, muy cara, plantea cosas que no se justifican, implica una inversión importante de dinero público y de dinero del propio club, y no se ajusta a la legalidad.

No estar de acuerdo con esa remodelación en los términos que se plantea no significa que queramos la desaparición de la Real Sociedad, o que queramos que se vaya. Rechazamos las lógicas simplistas que consisten en decir “si no me acompañas, entonces eres mi enemigo”. El equipo se encuentra en una situación económica sana. Puede que a algunas personas les parezca justificado otorgarle privilegios a la Real Sociedad, pero simplemente no compartimos esa visión.

La Real Sociedad es el equipo estrella de la ciudad y un elemento importante en la vida de muchas personas, pero esto no impide que pueda pagar lo que tiene que pagar.

Contexto

Anoeta Kiroldegia (AK)

Anoeta Kiroldegia (AK) es una sociedad instrumental del Ayuntamiento. Forma parte del Sector Público lo que hace que se somete al Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público (TRLCSP). Esa Ley define AK como Sector Público pero no como Administración Pública. Significa que tiene que seguir les reglas de esa Ley en cuanto a la preparación, la adjudicación y la modificación de un contrato. En cuanto al resto, legalmente puede seguir las reglas del derecho privado.

Pero como lo especifica la resolución 101-2016 del OARC, AK “no tiene, a pesar de su forma de personificación privada, más objeto social ni más interés propio que el mismo interés general cuya defensa está atribuida al Municipio”. Por esto, a cada principio de legislatura se intenta proporcionar presencia de cada grupo político municipal en los consejos de administración de las sociedades municipales como AK. Los y las concejalas que son consejero o consejera tienen como misión el control de la buena gestión pública como representantes del pueblo que son. Este aspecto está reforzado en el artículo 13 del Reglamento Orgánico del Pleno que reconoce el derecho a toda Concejala o Concejal a acceder a la documentación en posesión de las sociedades municipales, aún no siendo consejero o consejera de dicha sociedad.

En otros términos, AK no es una sociedad anónima cualquiera. Es una sociedad instrumental, una extensión del Ayuntamiento, y los y las concejalas que participan en ella tienen como única meta la de la defensa del interés general utilizando los medios a su alcance.

AK es una sociedad de capital 100% municipal, que funciona con personal municipal (en 2017, AK no tiene ningun empleado, y antes tenía solo uno que cuidaba del estadio de Anoeta, el resto de colaboradores y colaboradoras es personal del Patronato de Deportes), que funciona con dinero público y que gestiona instalaciones públicas. A pesar de todo eso, la ciudadanía no tiene derecho a saber lo que AK hace. No hay obligación de transparencia y no hay transparencia porque técnicamente AK es una sociedad anónima, AK es territorio prohibido para la ciudadanía.

En una ocasión, Irabazi Donostia publicó en su web el informe preliminar de la auditoría LKS sobre el proyecto de remodelación. En la siguiente sesión del consejo de administración, se le comunicó al representante de Irabazi en AK que esto no se podía hacer. Es decir que no se puede comunicar a la ciudadanía un documento que tiene que ver con una instalación pública y pagado con el dinero de todas y todos.

En otra ocasión, el representante de Irabazi en AK propuso en consejo de administración que se someta a votación que las actas del consejo de administración sean accesibles a la ciudadanía. El presidente de AK, simplemente decidió no someter a votación esa propuesta.

La falta de transparencia no se hace sentir solo hacia la ciudadanía sino también hacia los y las propias consejeras. En una sesión del consejo de administración de AK, en el último punto del orden del día, el representante de Irabazi preguntó si se había recibido una carta del Colegio Oficial de Arquitectos Vasconavarro. La gerente contestó que sí, y que estos pedían un acta de una sesión anterior de AK y que planteaban adoptar medidas legales. Es una información suficientemente importante como para ser comunicada a los y las consejeras. Puede que los consejeros del Gobierno PNV-PSE tuvieran conocimiento de la información, pero desde luego, si Irabazi no hubiera hecho la pregunta, los y las consejeras de la oposición no habrían sabido absolutamente nada.

Cuando el representante de Irabazi preguntó si se les iba a dar el acta, se contestó que no y que ni siquiera se iba a contestar al correo.

En octubre de 2016, el Gobierno PNV-PSE decidió cesar al representante de Irabazi del consejo de administración de AK, vulnerando así la representación democrática en las sociedades públicas, y sobre todo el derecho y deber de los y las concejalas de ejercer un control sobre la gestión pública.

Convenio de 1993

Las relaciones entre la Real Sociedad (RS) y Anoeta Kiroldegia (AK) se rigen en primera instancia por el convenio firmado en Agosto del 93,

Lo que dice este convenio, entre otras cosas, es que:

  • La RS ha aportado en la construcción de Anoeta unos 3 millones de € (sobre un coste total de unos 30 millones de €)
  • La RS puede utilizar el estadio sin pagar ningún canon hasta 2033 (estipulación segunda, puntos 1 & 2)
  • La RS debe participar en un 25% en los costes de “gran reparación” (estipulación segunda, punto 3)
  • La RS debe pagar el 100% de los costes de reforma derivada de la adaptación a normas federativas y derivada de razones técnico-deportivas, etc. (estipulación decimoprimera, punto 1)
  • AK debe pagar los costes de reforma derivada de la adaptación a normas de seguridad, accesibilidad, higiene, … (estipulación decimoprimera, punto 3)

Analogía con una casa: “Construyo una casa. Pongo el 90% del coste y tu el 10%. Puedes estar en la casa gratis durante 40 años, pero a cambio, si quieres hacer un jacuzzi o reformar la cocina, pagas tú integralmente el coste de la reforma.”

Respuesta a la analogía de la casa.

Una subvención implícita de 60 millones de €

La Real Sociedad, en su contabilidad depositada en el registro mercantil, considera que el uso gratuito del estadio durante 40 años equivale a una subvención municipal de 60 millones de euros, es decir un canon medio anual hipotético de 1,5 millones de euros al año. Esto con el valor de la moneda en 1993. A euros de hoy, por al inflación esto supone unos 105 millones de euros.

En otros términos, con su inversión de 3 millones de € al construirse Anoeta, la Real Sociedad ha pagado el equivalente de dos años de arrendamiento y disfruta del estadio sin pagar canon anual durante los 38 años restantes.

A mucha gente, muchos otros clubes deportivos y muchas empresas les gustarían probablemente beneficiar de condiciones iguales.

Un recorrido legal caótico

En abril 2014, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) tumbó la pretensión del Ayuntamiento de San Sebastián y la Real Sociedad de construir cuatro torres comerciales en las esquinas de Anoeta para financiar las obras de un estadio de fútbol sin pistas de atletismo y un aforo de 45.000 espectadores. La propuesta era ilegal.

En febrero 2015, el Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC), dependiente del Gobierno vasco, anuló el concurso público para remodelar y gestionar Anoeta al considerar que sus pliegos concedían una « ventaja ilegítima » a la Real Sociedad respecto a otros posibles licitantes. La propuesta era ilegal.

En septiembre 2016, el OARC, anuló ciertas clausulas de los pliegos para la ‘Gestión Integrada del Proyecto de Construcción para la remodelación del Estadio de Anoeta’. Algunos elementos de la propuesta eran ilegales.

Un panorama fiscal preocupante

Según el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP) (pagina 72 y más) la Diputación Foral de Guipúzcoa (DFG) concedió a la Real Sociedad 14,8 millones de € en condonación, quitas y subvención ilegal. El resto de la deuda (19,9 millones de €) fueron refinanciados a 20 o 25 años con un plazo de carencia de 3 años.

Entre otros aspectos, la Real fue objeto de inspección fiscal en el ejercicio 2008 en relación con varios impuestos. La conclusión de esa inspección fue que había materia para un delito fiscal. Pero la DFG, cerró esa vía y rebajó el asunto al nivel administrativo acordando aplicar una simple sanción administrativa de 6,4 millones de € (a parte de lo que debía el club a Hacienda). Pero esa sanción administrativa fue condonada por la DFG. Y no es todo, puesto que luego la DFG acordó una subvención de 6 millones de € al club.

En relación a todo eso, el Diputado General Markel Olano ha sido llamado por la Jueza de Instrucción de lo Penal para testificar como imputado por los delitos de prevaricación, falsedad documental, estafa procesal y administración desleal.

Por otra parte, como lo explica el periodista Juan Luis Galiacho en un artículo y en una entrevista, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha condenado con sentencia firme a una sociedad cuyo administrador único es el actual presidente de la Real Sociedad de Fútbol S.A.D., Jokin Aperribay Bedialauneta. La sentencia obliga al pago de un importe de unos 12 millones de Euros así como al abono de una sanción y las costas por la utilización de sociedades de promoción de empresas (SPEs) para defraudar a Hacienda. A eso Jokin Aperribay contesta que todo es falso (a partir de 68:30) pero sin explicar por qué es falso.

Finalmente, recientemente, los famosos Papeles de Panamá no hicieron nada más que confirmar lo que había concluido la inspección fiscal de 2008: que la Real Sociedad utilizó sistemáticamente sociedades ‘offshore’ y cuentas bancarias en paraísos fiscales para canalizar el pago de la ficha de sus jugadores extranjeros durante los primeros años del siglo XXI, llegando a declarar oficialmente sueldos de 1000€ netos mensuales para sus jugadores.

Hablemos de la financiación de la remodelación

El nuevo convenio plantea una inversión municipal de 12 millones de €

El convenio plantea la siguiente repartición de las aportaciones para pagar los 51 millones de € que costarían (de momento) la remodelación:

  • Real Sociedad: 25 millones de €
  • Diputación Foral de Gipuzkoa (DFG): 4 millones de €
  • Gobierno vasco (GV): 10 millones de €
  • Anoeta Kiroldegia (AK): 12 millones de €

Pero como ni AK ni el Ayuntamiento tienen en caja 12 millones de €, y como todos los grupos a favor de esta remodelación han firmado un documento donde se comprometen a no hacer aportación municipal alguna a la remodelación, es la Real Sociedad que va a “adelantar” ese dinero, y AK le “devolverá” en concepto de años de uso gratuito del estadio.

En otros términos, AK va a renunciar a cobrar 12 millones de € de alquiler, lo que equivale a invertir en diferido 12 millones de € en la remodelación.

¿La ciudadanía lo sabe? ¿Está de acuerdo con eso?

Según el convenio de 1993, la Real Sociedad debería pagar casi el 100% de la remodelación

El nuevo convenio firmado entre Anoeta Kiroldegia y la Real Sociead plantea una participación obligatoria de 25% de la Real Sociedad, pero ésta pagaría el 50% del coste de la remodelación. El discurso es el siguiente: “la Real Sociedad tiene obligación de participar en un 25%, pero va a participar en un 50%” dejando así entender que es una marca de altruismo.

Eso no cuadra con lo estipulado en el convenio de 1993. El acercamiento de las gradas al campo, el consecuente aumento de la cubierta, y las modificaciones para cumplir las normas federativas representan casi el 100% del coste de la remodelación planteada. Existe una parte que Anoeta Kiroldegia debe pagar, relativa a adecuación a normas de seguridad, higienes, accesibilidad, pero es residual.

Esto significa que como esa remodelación responde casi en su totalidad a necesidades (legítimas) de la Real Sociedad, ésta misma, según el convenio de 1993, debería soportar el coste de la casi totalidad de esa remodelación. ¿Por qué? Porque ese fue el trato: “uso gratuito del estadio durante 40 años contra pago del coste de reformas que son de necesidad de la Real Sociedad”.

El Ayuntamiento solo utiliza las partes del convenio de 1993 favorables para la Real Sociedad (los 40 años de uso gratuito) y “olvida” las desfavorables (pago de reformas que son necesidad del club).

La participación de la Real Sociedad al 50% en lugar de casi el 100% supone un uso indebido de dinero público que constituye una subvención indirecta y encubierta

El informe que desarrolla los términos económicos del nuevo convenio detalla los costes de todo lo que no es el estadio en si, de la siguiente manera:

  • Remodelación del mini-estadio 2,8 millones de €
  • Realojos y actuaciones Kirol Etxea 0,8 millones de €
  • Realojos y actuaciones Kultur Etxea 0,5 millones de €
  • Realojos y actuaciones Federación Gipuzcoana de Fútbol 0,2 millones de €

Total = 4,3 millones de € = coste de todas las actuaciones que no son el estadio en si.

Eso por un lado. Por otro lado, la financiación pública se desglosa así:

  • Gobierno Vasco 10 millones de €
  • Diputación Foral de Gipuzkoa 4 millones de €
  • Anoeta Kiroldegia (AK) 12M millones de € (“adelanto” de la Real Sociedad a cambio de años gratuitos de uso del estadio, o sea que es dinero que no va cobrar el AK, por lo tanto es dinero que pone el AK, simplemente que la Real Sociedad le presta)

Total = 26 millones de € de dinero público.

Por lo tanto, hay 26 – 4,3 = 21,7 millones de € que van a la remodelación del estadio en si. Según el convenio de 1993, lo que es necesidad de la Real Sociedad debe ser pagado por la Real Sociedad. Y casi el 100% del coste de la remodelación del estadio es para responder a necesidades de la Real Sociedad (acercar las gradas, adaptar a normas de la UEFA, …). Significa que esos 21,7 millones de € servirían para pagar cosas que deberían ser pagadas, en su inmensa mayoría por la Real Sociedad. Es por lo tanto una subvención indirecta.

El cálculo del alquiler es erróneo porque no toma en cuenta el valor original del estadio

Para determinar a cuantos años de uso gratuito del estadio equivalen el “adelanto” de 12 millones de euros que la Real Sociedad hace a Anoeta Kiroldegia, es necesario calcular un precio de alquiler del estadio.

El precio de alquiler de un bien se determina a partir del valor original de ese bien y de las eventuales inversiones realizadas en ese bien.

Analogía con la casa: “tengo una casa cuyo precio de alquiler es de 800€ al mes. Voy a invertir en la casa para hacer un garaje, con lo cual el valor de la casa se va a incrementar. Mis cálculos me dicen que ese incremento del valor de la casa provoca un incremento del precio de alquiler de 80€. Entonces el nuevo precio de alquiler es lógicamente 800+80=880€ al mes, es decir el precio de alquiler que corresponde a la casa original + el precio de alquiler que corresponde a mi inversión para hacer el garaje.”

Bien. Pues esto no pasa con la remodelación de Anoeta. Se plantea que Anoeta Kiroldegia invierta unos 26 millones de € (aportación del Gobierno Vasco, del a Diputación Foral de Gipuzkoa y adelanto de la Real Sociedad) en la remodelación. Se calcula que a esa inversión correspondería un canon anual de unos 500.000€, y se considera que esa cifra es la que debería pagar la Real Sociedad por usar el estadio. Pero en ese cálculo no se toma en cuenta el valor del estadio original.

En la analogía con la casa, lo que se plantea hacer con Anoeta es lo siguiente: “tengo una casa cuyo precio de alquiler es de 800€ al mes. Invierto en la casa para hacer un garaje. Calculo que a mi inversión le corresponde un incremento de 80€ del precio de alquiler. Tomo eso como referencia, y el nuevo precio de alquiler de la casa después de haberle añadido el garaje es de 80€ al mes, no de 880€ al mes”.

Evidentemente esto no tiene ningún sentido. Es, en el mejor de los casos un desajuste importante, y en el peor de los casos una trampa.

Además, ese precio de alquiler calculado del nuevo estadio remodelado es 3 veces inferior al precio de alquiler razonable del estadio sin remodelar calculado por la propia Real Sociedad en sus cuentas: La Real Sociedad considera que el uso gratuito del estadio durante 40 años, según el convenio de 93, tiene un valor razonable de 60 millones de €, es decir que considera que el canon anual razonable para usar el estadio de Anoeta es más o menos de 60/40=1,5 millones de €. Estamos, obviamente, muy lejos de los 500.000€ calculados, que lo son además para un estadio más moderno.

Anoeta Kiroldegia toma entonces esa cifra de 500.000€ como referencia para calcular a cuanto años de uso gratuito del estadio tendría derecho la Real Sociedad a cambio de su “adelanto” de 12 millones de €. Y salen 34 años.

Así es como, haciendo un calculo erróneo de canon anual de uso del estadio remodelado, se obtiene una cifra artificialmente baja que permite maximizar el numero de años de uso gratuito del estadio.

¿La Real Sociedad pagará algún día un canon anual por utilizar el estadio?

Rebajar el precio del canon anual es una decisión política y no técnica

Cuando explicamos en Anoeta Kiroldegia que el calculo que lleva a un canon anual de 500.000€ es erróneo, se nos contestó “Pero ¿quién va a pagar más de eso?”.

Esto no justifica hacer un cálculo erróneo para poder llegar a una cifra que se consideraría “aceptable”. Lo correcto es hacer un calculo correcto, y si después, políticamente, se considera que esa cifra es demasiado elevada, se la rebaja. Pero eso debería ser una decisión política y no técnica. Y como cualquier decisión política, la ciudadanía debería estar al tanto de lo que se decide.

Haciendo un cálculo erróneo del canon anual, se hace pasar por decisión técnica una decisión que es política, y así la ciudadanía no hace preguntas.

La Real Sociedad disfrutará de un estadio remodelado hasta 2033, sin pagar canon anual alguno

El planteamiento de Anoeta Kiroldegia es el siguiente: la Real Sociedad sociedad usa el estadio de Anoeta sin pagar canon anual alguno hasta 2033 porque así lo dice el convenio de 1993.

Es cierto. El convenio de 1993 establece que la Real Sociedad puede usar el estadio hasta 2033 sin pagar canon anual. Pero esto vale con el estadio actual con el valor que tiene actualmente. Si se hace la remodelación, el estadio tendrá más valor y de algún modo esa inversión de Anoeta Kiroldegia tendrá que compensarse por un canon anual.

Por lo tanto se debería establecer un canon anual a partir de 2016 hasta 2033, año en que finaliza el convenio de 1993, que toma en cuenta la inversión de Anoeta Kiroldegia en el estadio. Como hemos visto anteriormente, se ha calculado (de forma errónea) el canon anual hipotético que debería pagar por el uso del estadio a partir de 2034: 500.000€/año. Hemos demostrado que esa cifra solo toma en cuenta la inversión de Anoeta Kiroldegia en 2016.

Por lo tanto, lo que debería pagar la Real Sociedad por el uso del estadio remodelado a partir de 2016 hasta 2033, es 500.000€/año. En lugar de eso, no pagará nada.

La auditoría del proyecto advierte que el coste de esa remodelación será mayor

Por si fuera poco, en su informe preliminar, que analizamos en su tiempo, la auditoría LKS, encargada de analizar el proyecto de remodelación, advierte que “se han comparado los precios de proyecto con precios de liquidaciones de otras obras recientes. Entendemos que los precios de proyecto pueden ser algo bajos” y que “existe un riesgo de que dichos precios no se mantengan o que afecten a la calidad o al plazo de la obra”.

De hecho, entre el informe preliminar y el informe final de la auditoría, el presupuesto analizado se incrementa ya en un 10%, pasando de 40 a 44 millones de €.

En su informe final, LKS vuelve a hacer, palabra por palabra, la misma advertencia sobre los precios.

¿Es necesario aumentar el aforo?

No hay necesidad real de la Real Sociedad de aumento del aforo

No se justifica por la evolución a la baja del aforo y del numero de abonados de la Real Sociedad

Según la web “Transfer Markt”, a la cual acuden las casas de apuestas para evaluar el riesgo económico de sus precios, desde la temporada 2010-2011, la asistencia tiene una clara tendencia a la baja. Desde la temporada 2014-2015 la asistencia está por debajo de la media de los 12 últimos años.

asistenciapartidosreal

Por lo tanto el aumento del aforo no se justifica por la asistencia.

No se justifica por la evolución a la baja del numero de abonados de la Real Sociedad

Una de las justificaciones para ampliar el estadio es la necesidad de más localidades para abonados y concretamente localidades baratas.

No obstante, a partir de los datos estadísticos publicados por la Real Sociedad en su web oficial, se pueden ver dos cosas:

  • En los últimos años hay una clara tendencia a la baja del numero de abonados
  • Desde 2003, nunca se ha llegado al tope de capacidad del estadio

evolucionabonados

Esa evolución a la baja se hace más evidente si además tomamos en cuenta la creación en 2014, de 2875 “abonados corporativos”. Se trata de asistentes al estadio que, según se deduce de la información del club, no pagan por su asistencia pues obtienen sus entradas regaladas por el club. Son espectadores que  acuden  al estadio si se les regala la entrada y si no se les regala pues no acuden. A pesar de ese “empujón” de 2875 abonados corporativos, la tendencia sigue a la baja.

En cuanto a los abonados de localidades baratas, hay que señalar que las mayores pérdidas de abonados se han producido en las localidades de las tribunas “Norte Baja” y “Sur Baja”, que son precisamente las más baratas y las más frecuentadas por el público joven.

Con lo cual el argumento según el cual existe una necesidad de más aforo en localidades (incluido las más barata) no se sostiene.

Asistimos a una evolución de la relación de la sociedad en general con el fútbol. Esto se puede explicar por dos factores:

  • Es un deporte cuya asistencia se hace cada vez más por televisión, y así lo reflejan las nuevas reglas de la LFP.
  • La sociedad se está “cansando” de tantos escándalos millonarios relacionados con el fútbol de alto nivel.

No se justifica por las proporciones entre aforo y población del territorio

El tamaño razonable de una estadio depende de la asistencia esperable al espectáculo y ello está íntimamente ligado al tamaño de la ciudad y, con menor intensidad, a la población de la comarca y de la provincia.

El nuevo San Mamés Barria es uno de los cuatro estadios de Primera División española que más afluencia de espectadores recibe. Su montaje financiero es, sin duda, uno de los escándalos más grandes de las últimas décadas en Euskadi, pero en términos puramente técnicos, se puede deducir que su dimensionamiento es correcto porque se llena.

Profundizando los datos podemos sacar la siguiente tabla:

tablarelacionesasmVemos que existe una proporción casi exacta entre la relación “poblaciones de Donostia y Bilbao” (0,53) y la relación “abonados de los estadios de Anoeta y San Mamés Barria” (0,52).

Por lógica, la proporción del aforo entre los dos estadios debería ser alrededor de esta misma cifra (0,52 o 0,53). Pero resulta que el estadio actual de Anoeta ya no respeta esa proporción y tiene más aforo que lo que debería tener (0,61). Es una cifra superior, pero sigue siendo dentro de parámetros “normales”.

En cambio, si vemos la relación del Anoeta ampliado con el San Mamés Barria, la cifra se dispara (0,81) y se desliga totalmente de las relaciones entre población de ciudad, comarcal o incluso territorial.

En otros términos, el nuevo Anoeta es sobredimensionado.

Después de hacer aeropuertos sin aviones, trenes sin pasajeros o autopistas sin coches con el dinero de todas y todos, ¿queremos ampliar un estadio que cada vez se llena menos?

Un aumento del aforo agravaría el fenómeno de calvas en las gradas llevando a posibles sanciones por parte de la LFP

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha introducido para la temporada 2016-2017 nuevas reglas relativas a la ocupación de las gradas: si la ocupación de las gradas que aparecen en televisión no supera el 75%, se aplicará una sanción económica al club. Si esa ocupación baja a los 50%, esa sanción se duplicará.

Los derechos televisivos son una fuente de ingresos importante para los clubes de fútbol. En el caso de la Real Sociedad, los ingresos por derechos televisivos se sitúan entorno a los 45 millones y son casi 6 veces superiores a los ingresos generados por los espectadores físicos.

Antes, el tamaño del estadio podía ser un factor determinante para obtener más ingresos televisivos. Y así lo defendió la dirección de la Real Sociedad ante el Gobierno Vasco (GV) argumentando que la ampliación podría aportar 10 millones de € adicionales por derecho de televisión. Pero hoy con esas nuevas reglas, un estadio demasiado grande puede perjudicar al equipo.

En el año 2016, la asistencia a los partidos no llegó a llenar ni el 67% del estadio de media. Con 11000 plazas más, esa cifra bajaría a 49%.

En septiembre 2016, la asistencia a un partido contra Las Palmas fue de unas escasas 11000 personas. Colocando a todxs esxs espectadorxs por un solo lado del estadio, la tasa de ocupación de las gradas sería de 68% (11000 personas en un espacio para 16000). De entrada, en partidos como ese, con las nuevas reglas de la LFP, con el estadio actual, y obligando eventualmente a toda la gente colocarse a un solo lado del estadio, el equipo vería aplicarse una sanción económica. Con un Anoeta ampliado, esa cifra bajaría a 51%, rozando así la duplicación de la sanción económica.

Existe un riesgo real de que la ampliación termine quitando ingresos al club.

No hay necesidad real de Anoeta Kiroldegia de aumento del aforo

No se justifica por los partidos de rugby

En 24 años de existencia del estadio se han celebrado 11 partidos de rugby. Ninguno llegó a llenar las 32289 plazas disponibles en el estadio (según informe de Anoeta Kiroldegia incorporado al expediente del Plan Especial). 4 llegaron a atraer 32000 espectadorxs. 11 partidos en 24 años son 0,46 partidos al año. Por lo tanto la práctica de ese deporte no justifica la necesidad de ampliar el estadio, sobre todo tomando en cuenta que el Biarritz Olympique se encuentra ahora en segunda división y sin perspectiva de volver a subir.

No se justifica por los conciertos

Son 10 los conciertos que ha habido en el estadio. Es decir un promedio de 0,42 conciertos anuales. En ningún momento en el Plan Especial para la remodelación se menciona la necesidad de aumentar el aforo para poder hacer conciertos. Es más, la empresa Get In, para poder organizar más conciertos, necesita un espacio para 10000 personas. No para 43000.

La participación de 10 millones de € del GV se ha decidido con ligereza

La participación del GV se ha decidido tomando como base un powerpoint de 18 diapositivas presentado por la Real Sociedad (diapositiva 7.2.1) donde presenta una argumentación defendiendo que la remodelación permitirá aumentar los ingresos y los impuestos relativos, y avanza dos argumentos claves:

  1. el aumento de ingresos por incremento de abonos y espectadores en el estadio ampliado
  2. el aumento de 10 millones de € de ingresos por derechos televisivos

El primer argumento no se sostiene por la evolución continua a la baja de la asistencia, la evolución de los abonados, y el equilibrio entre tamaño del estadio y población.

Y el segundo argumento ha caído con las nuevas reglas de la LFP que implican sanciones si las gradas no se presentan llenas.

¿Por qué el GV sigue con al idea de invertir 10 millones de € en esa remodelación?

Es cuestionable que el GV no haya hecho un estudio propio para justificar esa inversión. Miembros del Parlamento Vasco han calificado de “escándalo” el hecho de “entregar” 10 millones de euros sin hacer un estudio económico-financiero propio.

¿Es buena idea quitar las pistas de atletismo?

Anoeta es el único estadio Olímpico (con pistas de atletismo) de Euskadi. Creemos que deberíamos mantenerlas por ser algo único en nuestra comunidad autónoma (y cada vez más único en España – a este respecto tras la última operación con el estadio de la Peineta, Madrid se queda también sin estadio olímpico).

Por el atletismo

Un estadio de Anoeta con pistas de atletismo permite organizar competiciones de atletismo de máximo nivel. Si es cierto que hoy en día el atletismo, comparando con otros deportes, no tiene mucha fuerza a nivel local, regional, nacional o internacional, creemos que esas pistas pueden ser justamente una herramienta para potenciar ese deporte. Apostamos por la conservación de las pistas y una política decidida de potenciación del atletismo a todos los niveles.

Y si las pistas están en malas condiciones, habrá que ver quien es responsable de eso. El reparto de los gastos de mantenimiento del estadio, salvo algunas excepciones, se reparte en una proporción Anoeta Kiroldegia 20% y Real Sociedad 80%. Si el estadio y las pistas están en mal estado, el reparto de responsabilidades es en principio de Anoeta Kiroldegia 20% y Real Sociedad 80%.

Por los conciertos

En los conciertos, lo que interesa es tener a la gente de pie porque entran más personas de pie que sentada, y también porque lxs espectadorxs de conciertos que pueden llenar estadios suelen preferir estar de pie. Por lo tanto, poner gradas donde están las pistas de atletismo ahora es dificultar la organización de conciertos grandes.

Por los otros eventos

Otros eventos, deportivos o no, aprovechan la presencia de las pistas de atletismo, evitando así dañar el césped. La llegada del Maratón de Donostia, o la feria del marisco son dos ejemplos.

imagenes1543aferiamariscoferiamarisco2

No nos parece adecuado poder cambiar el nombre del estadio

En el nuevo convenio, la Real Sociedad tendrá la posibilidad de cambiar el nombre del estadio para poder monetarizarlo con algún patrocinador. En otros términos, los días de partido de futbol, el estadio podrá llamarse “Qbao Arena” y no “Anoeta”. Así la Real Sociedad podrá obtener ingresos adicionales.

Se pidió en sesión de Consejo de Administración de Anoeta Kiroldegia que, por lo menos, siempre aparezca la palabra “Anoeta” en el nombre comercial, y que Anoeta Kiroldegia diese el visto bueno a las propuestas de nombres comerciales alternativos. Pero se rechazaron las propuestas.

Como referencia, el precio pactado para alquilar el nombre del nuevo Estadio del Atlético de Madrid a la empresa WANDA se ha valorado en 10 millones de euros anuales. Ese derecho en el caso de Anoeta puede valer por lo menos 3 millones de euros anuales durante cada uno de los 51 años de duración del Convenio 2016. El derecho otorgado tendría entonces un valor de 153 millones de euros.

Preguntas frecuentes

“La Real Sociedad paga la casi totalidad de la remodelación”

Debería ser así, pero no lo es.

Primero señalar que según el convenio de 93, la Real Sociedad debería pagar no el 50% ni el 75% del coste de la remodelación, sino bastante más. El trato era: “puedes utilizar el estadio sin pagar canon anual durante 40 años, pero si quieres hacer una reforma, la pagas tú”. Lo explicamos aqui y aqui. ¿Cuánto más? Para eso hay que hacer un estudio pormenorizado, tal y como lo planteamos en el punto sexto de nuestras alegaciones.

Segundo, según el informe del Interventor municipal, la Real Sociedad paga no más que el 50% de la remodelación:

screenshot003

Por lo tanto, decir que la Real Sociedad paga el 72% de la remodelación es falso. Aporta el 50% de su bolsillo y le presta 12 millones de € a Anoeta Kiroldegia. Pero esos 12 millones, Anoeta Kiroldegia le tendrá que devolver a la Real Sociedad.

Ilustración: “Jose y Luis van a cenar. Jose no tiene dinero. Luis paga los 50€ de la cena, pero Jose le tendrá que devolver los 50€. ¿Quien ha invitado al otro al final?”

“No hay partida desde el Ayuntamiento para la remodelación de Anoeta”

Efectivamente, y eso es un problema porque debería haber una.

¿Cómo puede ser que el Interventor municipal, en su informe, diga que la aportación de Anoeta Kiroldegia a la remodelación del estadio es de unos 25 millones de € y que no aparezca ninguna partida?

Porque poner partidas haría ver que el Ayuntamiento en realidad pone 12 millones de € en la operación: el Gobierno Vasco pone 10 millones, la Diputación pone 4 millones, y la Real Sociedad presta 12 millones a Anoeta Kiroldegia. Esos 12 millones deberán ser devueltos, según convenio de 2016, en metálico o en años de alquiler no cobrado.

Por lo tanto, aunque no haya partida municipal, aunque el Ayuntamiento no pague directamente, se le presta un dinero que tendrá que devolver de una forma u otra. Por lo tanto, esos 12 millones los paga Anoeta Kiroldegia, es decir el Ayuntamiento.

Analogía: si compro una casa con un préstamo bancario, aunque el dinero vaya directamente del banco al vendedor y no salga nada de mi cuenta, quien compra soy yo y no el banco.

“Solo criticáis, no hacéis propuestas”

Esto es falso.

Cuando se aprobó el Plan Especial, criticamos e hicimos enmiendas para corregir lo que nos parecía incorrecto.

Redactamos varias alegaciones al Plan Especial, y en la alegación sexta, hicimos una propuesta completa de proceso correcto para llevar una remodelación.

Y hemo presentado una propuesta alternativa de remodelación de Anoeta que acerca las gradas al campo, mantiene la posibilidad de hacer atletismo, y que es 50% más barata.

“¿Que haríais si la Real Sociedad abandona Anoeta?”

Parece que si pedimos un reparto justo de los costes de la remodelación o si pedimos que la Real Sociedad pague un precio justo por utilizar el estadio, el club se iría a otro sitio.

Por un lado, decir que sería una forma de chantaje bastante inquietante por parte de una entidad presentada como un elemento esencial de la sociedad y de la identidad donostiarra.

Pero por otro lado ¿podría? ¿tendría interés la Real Sociedad irse a otro sitio? No. Zubieta no dispone de las infraestructuras para poder llevar a miles de espectadores para ver un partido. No las dispone y no las dispondrá porque el Plan General no contempla esas infraestructuras. Ni siquiera se podría modificar el Plan General porque teniendo ya un estadio en la ciudad, no se podría justificar tal cambio. Además de eso, construir ex novo un estadio de más de 40.000 plazas, que es lo que dice necesitar, es muy caro, y le conviene mejor pagar un canon anual por el uso de Anoeta que construir su propio estadio.

“Todo el mundo quiere esa remodelación, sois los únicos en estar en contra”

Para empezar, aunque fuéramos los únicos, defenderemos siempre lo que nos parece lo más correcto.

A la vista de una encuesta que hizo Noticias de Gipuzkoa, afirmar que “todo el mundo quiere esa remodelación” es tal vez aventurarse mucho. Más de 70% de la opiniones expresadas opinan que aumentar el aforo no es necesario. Es una encuesta modesta y basada sobre la voluntariedad de los y las lectoras del periódico, pero si “todo el mundo” quisiera realmente esa remodelación, el resultado sería muy distinto.

encuesta

“Es bueno que Anoeta Kiroldegia haya aceptado el proyecto de la Real, así se ahorra una coste importante”

Efectivamente, recibiendo la donación del proyecto de la Real Sociedad, Anoeta Kiroldegia se ahorra el coste de un concurso de proyectos.

Pero haciendo un concurso de ideas y/o de proyectos, pueden surgir propuestas más eficientes y baratas. Es lo que ha demostrado el colectivo RealSocialismo cuando ha presentado una propuesta de remodelación cerca de 20 millones de € más barata que la propuesta actual. Y es lo que hemos demostrado con una propuesta 2 veces más barata.

Si, haciendo un concurso de ideas y/o de proyectos, se puede conseguir cumplir objetivos ahorrando unos 20 millones de €, es mejor pagar lo que haya que pagar para realizar un concurso.

“Esa remodelación es buena. Permite mejorar el mini-estadio, y las otras instalaciones como la casa de cultura”

¿Por qué el mini-estadio y el estadio de Anoeta se tienen que remodelar juntos? ¿Es imposible remodelar el mini-estadio sin remodelar el estadio de Anoeta? No. Entonces presentar esa remodelación como una oportunidad única de remodelar el mini-estadio no es correcto.

El mini-estadio se puede remodelar en cualquier momento y el coste de esa remodelación es de 2,8 millones de €. Eso en el marco global de la remodelación del estadio de Anoeta (si no tanto dinero público fuera absorbido por la remodelación del estadio, probablemente se podría invertir más en el mini-estadio).

En cuanto a los espacios de uso complementario que son la Casa de Cultura, la Kirol Etxea y la Federación Guipuzkoana de Fútbol, en ningún documento se explica que va a haber una mejora. Se habla de “realojos y actuaciones”.

Es más, en la página 40 del Plan Especial de la remodelación se puede apreciar que, “gracias” a la remodelación, los espacios públicos de uso complementario (Casa de Cultura, Kirol Extea, Federación Guipuzcoana de Fútbol) ven su espacio incrementarse en un 0,59%, mientras que los espacios de la Real Sociedad (oficinas, tienda, museo) se incrementan en un 102%!!!

“Vuestra analogía de la casa no se sostiene”

Para explicar a la ciudadanía lo que plantea el convenio de 1993, solemos utilizar la metáfora de la casa: “Construyo una casa. Pongo el 90% del coste y tu el 10%. Puedes estar en la casa gratis durante 40 años, pero a cambio, si quieres hacer un jacuzzi o reformar la cocina, pagas tú integralmente el coste de la reforma.”

A esto se nos suele contestar que la metáfora no se puede utilizar porque con una casa hay un mercado de inquilinos, mientras que con el estadio, sólo puede haber uno: la Real Sociedad.

Esa analogía es para explicar lo que plantea el convenio de 93. Cuando se firmó ya se sabía que la Real Sociedad iba a ser el único usuario del estadio. Y aún así se firmó. Ahora toca cumplir con lo que plantea el convenio.

“¿Tenéis algo contra los 10 millones de € que Kutxabank piensa invertir en el proyecto?”

Parece que Kutxabank va a invertir 10 millones de € a cambio de algún tipo de publicidad.

Si es publicidad, tiene todo el derecho de hacerlo desde el punto de vista legal. Desde el punto de vista moral nos parece cuestionable que Kutxabank prefiera invertir 10 millones de € en propaganda en lugar de algún fondo anti-desahucios o en lugar de su obra social. Pero eso es decisión suya.

¿Porqué el OARC no tumbo el San Mames Barria?

Primeo, porque no existía. El proyecto definitivo de San Mames Barria se presentó en 2009, y la ley que llevo a la creación del OARC fue promulgada en diciembre 2010.

Segundo, porque no ha habido concurso. San Mames pasó de ser un campo propiedad del Athletic a un campo propiedad de la sociedad pública San Mames Barria, donde el Athletic tiene solo un 23,58%.

Donde se produce la ilegalidad es cuando esa sociedad pública le alquila el campo al Athletic por un ridículo precio de 500.000 euros anuales, cuando el campo cuesta 186,5 millones de euros y tendría que tener un alquiler por lo menos 4 veces mayor. Y además le da al club una opción de compra a precio de valor neto contable, para que pueda quedarse con el campo dentro de 30 años sin pagar un euro.

Seria deseable que el fiscal interviniese ante lo que es un nuevo ejemplo de malversación de fondos públicos.