• eu
  • es

Moción de control sobre la demolición de construcciones que figuran en estudios encargados por el Gobierno

El pasado mes de junio el ayuntamiento de Donostia/San Sebastián en pleno ordinario aprobaba, con el voto favorable de los partidos que forman el Gobierno, el siguiente punto de la moción presentada por nuestro grupo municipal:

“1. Hasta que finalice la revisión del PEPPUC, el Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta al Gobierno municipal a utilizar las herramientas legales a su disposición, que no impliquen un perjuicio para el Ayuntamiento, para evitar derribos de edificaciones o partes de edificaciones que figuran en los 4 estudios encargados sobre villas, caseríos, fortificaciones y naves industriales, y en las alegaciones recibidas a la modificación del PEPPUC en tramitación.”

Tras el compromiso adquirido en Pleno, hemos constatado varios derribos o proyectos de derribos de construcciones que figuran en los 4 estudios encargados sobre villas, caseríos, fortificaciones y naves industriales:

Villa Eugenia en Jaialai 4, obra de Ramón Cortázar, y donde pretenden construir un hotel de tres estrellas en su lugar. Los propietarios actuales prefieren derribar el edificio existente y ejecutar una obra “ex novo”. Esta villa figura en el “Inventario de villas de Donostia – San Sebastián” encargado por el Gobierno que debe servir de base de trabajo para la revisión del PEPPUC.

Villa Stella Maris en Intxaurrondo, obra de Jose de Goicoa, y también en el inventario de Villas encargado, donde es catalogada como uno de los 50 elementos cuya protección de considera indispensable.

OASA en Rekalde, calificado por el informe sobre patrimonio industrial que debe servir de base de trabajo para la revisión del PEPPUC, como “elemento de primer orden, con referencias clarísimas a fábricas como la AEG de Peter Behrens, y a otras fábricas del Movimiento Moderno”.

Villa Saga, también en el inventario de Villas encargado, y que ha sido objeto de debate en la última sesión del Foro de Patrimonio.

En comisión preguntamos qué trámites había realizado el Gobierno para evitar los derribos (realizados o en previsión) de Villa Stella Maris, Villa Eugenia (la de Jaialai) y OASA. La respuesta es que no se hizo ningún trámite. Algo sorprendente cuando sabemos por ejemplo que se intentó evitar el derribo de Villa Saga haciendo una petición de catalogación por el Gobierno Vasco (cosa que no se intentó hacer para OASA, Villa Eugenia o Villa Stella Maris).

Por otra parte preguntamos por qué motivo no se puede suspender el otorgamiento de licencias de derribo en determinados ámbitos, de la misma forma que se hizo con las villa de Ondarreta. Como respuesta el Gobierno explicó que los 4 informes encargados (sobre villas, naves industriales, caseríos y fortificaciones) son solo documentos de trabajo, como pueden ser libros especializados, y que por lo tanto no pueden servir de base para aprobar una suspensión de licencias de derribo como se hizo en Ondarreta. El gobierno puede considerar que los informes son mera documentación especializada, lo cierto es que administrativamente son elementos válidos para servir de base para suspender licencias.

Repasemos el proceso en el caso de las villas de Ondarreta: en su acuerdo del 28/06/2016, el Gobierno aprobó “suspender, por el plazo máximo de un año, el otorgamiento de licencias urbanísticas de demolición de construcciones en el Ámbito Urbanístico ”AO.09 Ciudad Jardín de Ondarreta (I)” del Plan General de Ordenación Urbana”. En su acuerdo el Gobierno municipal utilizó como justificación el encargo de un informe para analizar la inclusión de los elementos catalogados en 2009 y descatalogados en 2014, y argumenta que “con carácter previo al inicio del procedimiento de Modificación del Plan Especial y con el fin de garantizar la efectividad del mismo, procede, en un primer momento, suspender la concesión de licencias urbanísticas de demolición […]”.

Es decir que el Gobierno ha utilizado un estudio encargado por resolución del Concejal delegado, como base para aprobar la suspensión de licencias de derribo en un ámbito determinado.

El proceso puede ser el mismo para otros ámbitos: el informe sobre villas se encargó también mediante una resolución (la del 17/02/2017). Resolución que además también tenía un vínculo inequívoco con la revisión del PEPPUC y que especificaba que la adjudicación se hacía “en el marco de la revisión del PEPPUC” (un matiz clave).

En consecuencia, siguiendo el mismo procedimiento que para las Villas de Ondarreta, se podría suspender el otorgamiento de licencias de derribo en ámbitos urbanísticos que concentran muchos elementos identificados en el informe sobre villas encargado por el Gobierno:

  • AO.014 CARRETERA DEL FARO dónde se encuentran 12 elementos identificados en el informe.
  • IN.02 INTXAURRONDO ZAHARRA dónde se encuentran más de 20 elementos identificados en el informe.

Por todo ello, presentamos la siguiente:

MOCIÓN DE CONTROL

  1. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta al Gobierno municipal a comunicar de forma regular al Foro de Patrimonio de las medidas legales y administrativas a las que ha recurrido para evitar derribos de edificaciones o partes de edificaciones que figuran en los 4 estudios encargados sobre villas, caseríos, fortificaciones y naves industriales, y en las alegaciones recibidas a la modificación del PEPPUC en tramitación.
  2. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta al Gobierno municipal a suspender, por el plazo máximo de un año, el otorgamiento de licencias urbanísticas de demolición de construcciones en el Ámbito Urbanístico ”AO.014 CARRETERA DEL FARO” del Plan General de Ordenación Urbana.
  3. El Pleno del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián insta al Gobierno municipal a suspender, por el plazo máximo de un año, el otorgamiento de licencias urbanísticas de demolición de construcciones en el Ámbito Urbanístico ”IN.02 INTXAURRONDO ZAHARRA” del Plan General de Ordenación Urbana.
0