• eu
  • es

Irabazi Donostia pide que las instituciones valoren la posibilidad de gestionar directamente el Bellas Artes

Amaia Martin y Loïc Alejandro, concejales del Grupo municipal Irabazi Donostia (plataforma compuesta por Ezker Anitza-IU, Equo e independientes), piden que las instituciones estudien y cuantifiquen la posibilidad de gestionar directamente el Bellas Artes desde la administración pública.

El grupo municipal ha lamentado que no se pongan sobre la mesa “todas las opciones posibles para dar vida al Bellas Artes”, y que tanto el Gobierno municipal como el Vasco, sólo estén valorando negociar una solución con la empresa propietaria del Bellas Artes que consistiría en mantener la fachada permitiendo una demolición del interior del edificio.

La pelea jurídica entre la Administración y la SADE, empresa propietaria, ha hecho que el edificio haya estado abandonado durante muchos años. La propiedad argumenta que el edificio está en estado de ruina física por razones estructurales, y rechaza por lo tanto su protección integral. Sin embargo, la administración considera que no está en ruina física y que el estado degradado del edificio se debe a una falta de mantenimiento por parte de la propiedad.

Para Irabazi Donostia, “la vía judicial no va a solucionar nada, y se abren dos opciones: una, negociar con la SADE en base a su propuesta de mantener solo el aspecto exterior, y otra pasar a una gestión directa de parte de la Administración y mantener integralmente el Bellas Artes”.

Martin ha subrayado que su grupo no está pidiendo que “se compre el Bellas Artes” sin más , sino que “hay que poner todos los datos sobre la mesa para poder valorarlos: costes de adquisición, rehabilitación y mantenimiento; y vías posibles de financiación”. Con esos datos, “cada uno podrá valorar si vale la pena o no que la Administración se haga con el Bellas Artes” ha añadido.

El concejal Alejandro ha subrayado el valor del Bellas Artes, ya que no se trata de cualquier edificio ni de cualquier elemento protegido de la ciudad, es el cinematógrafo más antiguo del Estado. “Algo único que merece por lo menos un estudio de todas las opciones posibles para mantenerlo. Podría ser por ejemplo la sede del Zinemaldi, o de la escuela de cine.”

Además, Alejandro ha recordado que si “se decide catalogar el edificio como bien cultural”, su restauración podría contar con subvenciones de distintas administraciones, entre ellas las previstas en la Ley de Patrimonio Cultural Vasco, que establece una partida de al menos un 1% a trabajos de conservación del mismo, o en la del Estado que también tiene esa previsión.

Para finalizar, los ediles de Irabazi Donostia han lamentado que “la única opción” barajada por los Gobiernos Municipal y Vasco, “sea la propuesta de la SADE”, sin tan siquiera analizar en profundidad el valor cultural que el edificio tiene, y por lo tanto su mantenimiento y gestión por la propia Administración.

1