• eu
  • es

Irabazi Donostia no está poniendo palos en las ruedas a la remodelación de Anoeta, sólo hemos quiere velar por el buen uso del dinero público y por el cumplimiento del convenio firmado con la Real

El acuerdo de la Junta de accionistas de la real, nos da la razón. Irabazi Donostia no está poniendo palos en las ruedas a la remodelación de Anoeta, sólo hemos hecho lo que creemos que debemos de hacer que es velar por el buen uso del dinero público y por el cumplimiento del convenio firmado con la real”

Nos hemos enterado ayer de que la junta de accionistas de la Real aprueba una participación financiera del club de hasta 36 millones en la remodelación que se está planteado realizar, cuyo coste total sería de 47 millones.

Por otro lado, el Alcalde ha afirmado que el Ayuntamiento no gastará ni un euro en las obras.

Son dos buenas noticias y las valoramos como positivas desde Irabazi Donostia.

Son buenas noticias porque es una evolución que va en el un sentido adecuado si comparamos con lo que estaba previsto inicialmente.

Hay que recordar que lo que estaba previsto inicialmente era:

  • una aportación de solo unos 11 millones por parte de la Real
  • una aportación de unos 16 millones por parte del Ayuntamiento

Criticamos desde el inicio esas dos aportaciones por no cumplir con el convenio de 1993, y así lo explicamos en nuestras alegaciones.

Ahora las cifras han cambiado. Y es legítimo preguntarse si las cifras habrían cambiado si Irabazi no hubiera dado un toque de atención.

Prueba de ello es que en el pleno de septiembre, cuando criticamos la aportación prevista inicialmente de la Real, no se contestó que el desglose de la financiación podía cambiar. Todos los grupos defendieron el proyecto tal y como estaba planteado. El discurso empezó a cambiar cuando se presentaron alegaciones al Plan Especial, las nuestras entre otras.

En el pleno de septiembre se aprobó con los votos a favor de todos los grupos una moción de Irabazi Donostia pidiendo que se cumpla el convenio de 93. A raíz de esa unanimidad fuimos a ver a todos los grupos para proponerles firmar una solicitud de informe jurídico y de viabilidad económica. EH bildu aportó modificaciones al texto y lo firmó. Los otros no quisieron firmarlo.

Parte de nuestras alegaciones quedan temporalmente resueltas con las últimas decisiones.

Decimos “temporalmente” porque estamos todavía en el plano de las declaraciones. Y estaremos atentas a lo que pedirá la Real a cambio de su participación.

El resto de nuestras alegaciones, desgraciadamente, sigue vigente entorno esencialmente a dos puntos:

  1. la falta de trazabilidad del uso de dinero público

  2. el hecho de no haber realizado un concurso de proyectos

Primer punto: Sobre la falta de trazabilidad del uso de dinero público:

Está prevista una participación de 10 millones del Gobierno Vasco y se ha planteado en varias ocasiones participaciones financieras de la Diputación o de Europa.

Según el plan especial, el coste de la remodelación de todo lo que no es el estadio en sí (es decir las instalaciones de uso complementario como la casa de cultura por ejemplo, así como el Mini-estadio) asciende a unos 4 millones de euros.

Si consideramos que la remodelación del mini-estadio y de las instalaciones de uso complementario pueden financiarse con dinero público, significa que unos 6 millones de dinero publico del Gobierno Vasco (y puede que más desde otras instituciones) se destinarán a la remodelación del estadio principal en sí.

El convenio de 93 detalla los gastos que tiene que asumir cada parte según la tipología de obra. Por ejemplo: “Obra de adecuación a normas de seguridad del Gobierno Vasco” paga Anoeta Kiroldegia. “Obra de adecuación a normas de la FIFA” paga la Real. La remodelación abarca actuaciones de los dos tipos.

En la remodelación del estadio en sí, se plantea una inversión de 6 millones de euros del Gobierno Vasco. Pero no se puede saber en qué medida ese dinero no iría destinado a pagar cosas que deberían ser pagadas por la Real.

No decimos que sea el caso o no, simplemente decimos que no hay trazabilidad y que constituye un obstáculo al control del uso del dinero público. Representamos a una parte de la ciudadanía que pide un control escrupuloso del dinero público. Cual sea. Del Ayuntamiento, de la Diputación, del Gobierno Vasco o de Europa.

Para tener una idea de la magnitud de las cifras que se están manejando, 6 millones de euros es, según la asociación de municipios vascos, lo que le falta al Gobierno Vasco para poder satisfacer todas las necesidades de Ayudas de Emergencia Social en Euskadi.

Segundo punto: Sobre el hecho de no haber realizado un concurso de proyectos:

No se ha hecho concurso de proyectos alguno y Anoeta Kiroldegia ha recibido y hecho suyo el proyecto redactado por la Real. Se nos ha notificado que legalmente Anoeta Kiroldegia, siendo una sociedad anónima, no tiene obligación de realizar un concurso de proyectos.

Una cosa es no tener obligación legal. Otra es tener una obligación moral.

Consideramos que se debía hacer un concurso de proyectos por 4 motivos:

  1. un concurso de proyectos garantiza una mayor transparencia.

  2. un concurso de proyectos favorece la emergencia de propuestas técnicamente y económicamente más ventajosas.

  3. siendo una sociedad administrada por representantes públicos y cuyo capital pertenece integramente al Ayuntamiento, consideramos que eticamente, debería someterse a las mismas reglas que la administración municipal.

  4. es exponerse inútilmente a recursos en justicia. El Colegio Vasco-Navarro de Arquitectos ha mostrado su disconformidad con la ausencia de concurso de proyectos, y es de esperar que emprendan medidas legales.

A titulo ilustrativo, se ha visto en los medios que un colectivo de socios de la Real ha elaborado un proyecto alternativo de remodelación 10 millones más barato. Esa propuesta evidentemente no fue estudiada porque los cauces que tenían que existir para poder hacerlo son inexistentes.

Para terminar, queremos dejar claro que no somos el grupo del no por el no. Proponemos una manera alternativa de abordar la remodelación de Anoeta, conforme con el convenio de 93, que garantiza transparencia y control de la inversión pública. Y pusimos esa propuesta en nuestras alegaciones.

El acuerdo de la Junta de accionistas de la real, nos da la razón. Irabazi Donostia no está poniendo palos en las ruedas a la remodelación de Anoeta, sólo hemos hecho lo que creemos que debemos de hacer que es velar por el buen uso del dinero público y por el cumplimiento del convenio firmado con la real.

0