• eu
  • es

Irabazi Donostia denuncia que el proyecto de PNV – PSE de escultura en la isla de Santa Clara no es accesible.

Loïc Alejandro, concejal del Grupo municipal Irabazi Donostia (plataforma compuesta por Ezker Anitza-IU, Equo e independientes), ha denunciado que el proyecto de escultura en el faro de la isla de Santa Clara promovido por gobierno municipal de PNV y PSE no es accesible.

Alejandro ha hecho estas declaraciones tras la comisión de ayer, en la que su grupo municipal hizo varias preguntas sobre el proyecto de escultura de Cristina Iglesias a ubicar en el faro de la isla.

Según el concejal de Irabazi Donostia, entre las preguntas realizadas, una se refería a cómo va a garantizar el gobierno municipal la accesibilidad universal a un lugar como el faro de la isla. La respuesta no pudo ser más vacía, ya que el alcalde respondió que “la isla es una isla y el faro está dónde está”, con lo que “el Sr. Goia ya ha avanzado que no se garantizará que cualquier persona pueda llegar hasta el lugar en el que pretenden ubicar la obra”.

Alejandro también preguntó sobre la financiación de todo el proyecto, tanto de las obras de reforma que habrá que hacer en el faro para ubicar la escultura, como de cualquier otro gasto que conlleve su instalación. El alcalde respondió que esperan recabar financiación de empresas privadas, por ejemplo las que aportaron a la Capitalidad 2016. No obstante, el edil de Irabazi Donostia ha explicado que en el presupuesto de 2018 hay comprometido 1.000.000 de euros de gasto para la escultura del faro, pero tan sólo 750.000 de ingreso de empresas privadas, “lo que supone que PNV y PSE se van a gastar 250.000 € de las arcas públicas en un proyecto que no garantizará la accesibilidad universal para el disfrute de toda la ciudadanía”.

Para el grupo municipal Irabazi Donostia, el gobierno municipal debería estudiar con Cristina Iglesias alguna otra alternativa que permita que la obra de la artista pueda ser visitada todo el año por toda la ciudadanía, puesto que una parte de la financiación, si no toda, acabará saliendo de las arcas de los y las donostiarras en su conjunto. “La personas con movilidad reducida pagarán también por los materiales y la adecuación del lugar, pero no podrán verla nunca si finalmente se ubica en el faro de Santa Clara” ha sentenciado el concejal.

0