• eu
  • es

El OARC admite la suspensión cautelar solicitada por Irabazi Donostia del concurso para contratar la gestión y construcción de la reforma de Anoeta

Irabazi Donostia, plataforma compuesta por Ezker Anitza-IU, EQUO e independientes, ha informado de que el Órgano Administrativo de Recursos Contractuales de Euskadi (OARC), ha admitido la suspensión cautelar solicitada en el recurso presentado contra el pliego de condiciones del contrato para la gestión integrada del proyecto y construcción para las obras de la reforma de Anoeta elaborado por Anoeta Kiroldegia.

Asimismo, Irabazi Donostia ha informado de que el pasado 1 de julio presentaron ante el OARC un recurso parcial contra varias de las claúsulas del citado pliego de condiciones, al considerar que el contrato incumple, entre otras, las normas de preparación requeridas por el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público (TRLCSP), por lo que solicitaron la suspensión cautelar del concurso para contratar la gestión del proyecto y construcción de las obras de reforma de Anoeta.

En este sentido, uno de los requisitos del TRLCSP es que los proyectos cuenten con la financiación necesaria para llevarlos a cabo, algo que no ocurre en el caso del estadio de Anoeta, ya que ni se sabe exactamente cuánto va a costar, ni existe ningún convenio de financiación firmado entre quienes dicen que van a financiar las obras, ni Anoeta Kiroldegia dispone de presupuesto para financiar el propio contrato de gestión a concurso por 2,2 millones de euros.

Esta falta de financiación se oculta tras mecanismos de dudosa legalidad como algunas de las claúsulas del pliego de condiciones recurridas. Por ejemplo, el pliego establece que sea el proyecto de ejecución quien determine el coste total de la reforma, lo que posibilita que si en algún momento se pone en evidencia que no hay financiación suficiente, Anoeta Kiroldegia, de manera unilateral, podría paralizar total o parcialmente las obras.

Otras de las claúsulas recurridas tienen que ver con cláusulas que Irabazi Donostia entiende son abusivas respecto a las condiciones que se impone a los licitadores, como por ejemplo la indemnización en caso de tener que rescindir el contrato, o que Anoeta Kiroldegia no que tenga que justificar la rescisión del mismo, lo que podría hacer desistir de concursar a más de una empresa e impedir la libre concurrencia y el contraste de ofertas.

Irabazi Donostia ha vuelto a insistir en que lo que pretenden es que la reforma de Anoeta se ajuste a la legalidad y se haga de manera transparente: que se conozca cuánto va a costar, quién la va a financiar, y de qué manera se va a ajustar al convenio firmado con el Ayuntamiento en 1993 en el que se estipula qué tipo de obras son a cargo de la Real Sociedad y cuáles a cargo del consistorio. El proyecto actual tiene demasiadas carencias y se está haciendo con demasiada prisa.

Por todo ello, Irabazi Donostia ha calificado de buena noticia esta suspensión cautelar, ya que de nada serviría que el OARC fallara a favor del recurso presentado una vez adjudicado el mismo.

0