• eu
  • es

Código Ético

Introducción

La iniciativa social y política Irabazi promueve la honestidad de los y las gobernantes, la transparencia y el establecimiento efectivo de controles para una correcta gobernabilidad. Este documento recoge los principios básicos de un código de prácticas y acciones que las personas que forman parte de Irabazi Donostia deberán respetar y cumplir para asegurar una gestión política comprometida y cercana a la ciudadanía. En él se plantean dos tipos de compromisos y medidas; unos dirigidos a las personas que forman parte de la Asamblea o Candidatura representada por Irabazi y otros dirigidos a todas aquellas personas que ocupen cargos públicos.

La candidatura trabajará en un reglamento que concrete y haga operativos los principios del código ético.

Las personas que ocupen cargos públicos bajo el mandato de este código de ética política, se comprometen también a impulsar los instrumentos y mecanismos legales necesarios para que estos principios éticos se conviertan en norma obligatoria para todos en la administración municipal.

Se trata de un compromiso de ética política que parte de la confianza y el compromiso de esta candidatura con las personas que ocuparán un cargo de responsabilidad pública, sean cargos electos, de libre designación o gerenciales, tanto del Ayuntamiento de Donostia como de cualquier otra institución metropolitana -pública o semipública- donde el Ayuntamiento tenga participación financiera. Asimismo es un mecanismo de apoyo, supervisión y control a su tarea.

Todas las personas integrantes de Irabazi Donostia nos comprometemos a defender la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los ámbitos social, político e institucional de nuestra sociedad.

Las personas vinculadas a Irabazi Donostia mantendrán en su actuación política un comportamiento coherente con el ideario adoptado en el manifiesto fundacional.

Ninguna persona podrá hacer uso de la marca Irabazi Donostia, ni modificarla para crear organismos, convocatorias, publicaciones o cualquier otra herramienta de comunicación en internet sin contar con la autorización expresa de las estructuras competentes o personas responsables de comunicación.

Los grupos de trabajo están obligados a un comportamiento responsable y transparente y deberán en todo caso cumplir y respetar las decisiones adoptadas por la Asamblea.

Financiación, transparencia y gestión de los gastos.

Irabazi Donostia se compromete a:

  1. Ser transparente en su gestión, publicando desagregados todos los datos referentes a los ingresos y gastos, que gestionará a través de entidades de economía social y solidaria.
  2. Poner un tope máximo a las donaciones privadas, que en ningún caso provendrán de asociaciones, fundaciones o personas jurídicas o personas físicas al frente de las mismas (accionistas o cargos de mando). En caso de producirse por desconocimiento o voluntad ajena a Irabazi Donostia, el dinero será devuelto.
  3. La renuncia explícita a los créditos bancarios y a las donaciones de particulares que puedan coartar la independencia política de la candidatura. La candidatura tendrá un compromiso explícito de trabajar con las instituciones de la banca ética para garantizar su independencia y la coherencia con su programa y el bien común.
  4. La apertura de cuentas o la administración de bienes si los hubiera sólo podrá ser realizada por personas nombradas formalmente al efecto. Los presupuestos de todas las estructuras de Irabazi Donostia. deberán ser aprobados y rendir cuentas por y ante la Asamblea. Asimismo, las personas designadas al efecto de llevar las cuentas estarán disponibles ante cualquier requerimiento de las Asamblea
  5. Apostar por gastos en campaña electoral ajustados a la realidad económica de la iniciativa y respetuosos con la realidad socio-económica de nuestro entorno.
  6. Fomentar el micromecenazgo finalista, es decir, el pequeño mecenazgo destinado a acciones y necesidades concretas.
  7. No utilizar fundaciones o entidades jurídicas para financiarse con recursos y mecanismos poco transparentes, y con objetivos diferentes a los de la candidatura.
  8. La candidatura hará un uso de la financiación coherente con este código ético y sus valores, realizando aportaciones puntuales y finalistas encaminadas a fortalecer el tejido asociativo (sin generar dependencias o clientelismos).

Democratización de la representación política, fiscalización y rendición de cuentas.

Como cargos públicos nos comprometemos a :

  1. Defender lo establecido en el programa político de la candidatura y actuar como representantes, obligados a seguir las decisiones tomadas en los mecanismos democráticos y abiertos a toda la población que fije la candidatura, promoviendo la corresponsabilidad política de todos y todas. En especial, cuando se trate de cuestiones contrarias a los principios programáticos de Irabazi Donostia. nos someteremos a la decisiones tomadas por la Asamblea.
  2. Hacer públicas las agendas de los representantes, para hacer visible con quién se reúnen y los temas que se tratan. Se harán públicos también las órdenes del día y las actas de las reuniones.
  3. Facilitar todos los ingresos, bienes y rendimientos patrimoniales de los representantes, así como todos aquellos datos necesarios para la detección de posibles conflictos de intereses y la elaboración de auditorías ciudadanas. Este compromiso se extenderá a los 3 años siguientes a su salida de la función pública.
  4. Hacer públicos los criterios de contratación de los cargos de libre designación.
  5. Rendir cuentas de sus actuaciones ante la ciudadanía, mediante instrumentos presenciales y virtuales, asamblearios, democráticos y abiertos a todos de ámbito sectorial o de zona (ciudad, barrio o distrito). La información se presentará siempre en un formato open data que permita trabajarla y de fácil lectura.
  6. Aceptar el control (y revocación, en su caso) de concejales/as y cargos de libre designación por mala gestión o por incumplimiento flagrante y no justificado del programa. Para que esto sea posible, se establecerán mecanismos de garantía y evaluación de la gestión de las personas con cargos públicos de la candidatura, y la asamblea tendrá el derecho y el deber de participar activamente en el control y seguimiento de la labor de los cargos públicos para garantizar una correcta y honesta aplicación de este principio.
  7. A los efectos de acabar con las llamadas puertas giratorias, no acceder a cargos en consejos de administración de empresas creadas, reguladas o supervisadas o beneficiarias de un contrato municipal, dentro del ámbito y/o sector donde haya desarrollado su función representativa, durante el plazo de 2 años siguientes a la salida del cargo. En el caso de acceder a puestos de responsabilidad en dichas empresas, el ex-cargo público se compromete a abstenerse de participar en la deliberación, votación, decisión y ejecución de todo asunto que, de haber estado ejerciendo el cargo público, hubiera supuesto la concurrencia de alguna de las causas a que se refiere la Ley de procedimiento administrativo y contratos de las Administraciones públicos. (art. 28 y 29 L30/1992 LRJAP)
  8. Mantener un contacto habitual con colectivos en situación de vulnerabilidad, garantizar el espacio necesario en sus agendas para atenderlos y dar respuestas a sus propuestas, y tener presentes a la hora de tomar decisiones los informes de las personas de la administración que trabajan con estos colectivos.
  9. Garantizar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones relevantes y en el posicionamiento político de la candidatura sobre temas estratégicos y proyectos de impacto social, ambiental o urbanístico en la ciudad, distritos o barrios, teniendo en cuenta los principios de subsidiariedad y solidaridad. Todas las personas que ocupen cargos electos y de designación se comprometen a fomentar el surgimiento de iniciativas ciudadanas a través del marco legal vigente o en el marco de la candidatura (a escala de barrio, distrito o ciudad).

Profesionalización de la política, supresión de privilegios y medidas contra la corrupción.

Las personas con cargos electos, gerenciales y de libre designación nos comprometemos a:

  1. Renunciar a los regalos y privilegios que se les puedan ofrecer por su condición y que puedan significar un trato de favor.
  2. Hacer un uso eficiente de los recursos públicos puestos a su disposición, garantizando que sólo los emplearán para el ejercicio de la actividad púbica y en el beneficio de la ciudadanía. Cuando tengan la potestad de nombrar cargos públicos, asesores o asistentes lo harán sujetos a procesos de selección con principios de transparencia, publicidad, compromiso con los principios de la asamblea Irabazi Donostia y mérito en el marco legal que les sea aplicable.
  3. No duplicar cargos en las instituciones, salvo aquellos vinculados a su condición de concejal/a.
  4. No duplicar sueldos ni cobrar remuneraciones extras para asistir a reuniones.
  5. Entendemos que la retribución que garantiza unas condiciones dignas para ejercer las responsabilidades y funciones que suponen el cargo asumido no deben superar un sueldo máximo de 3,5 veces el salario mínimo interprofesional/2.200 euros como salario neto mensual, incluyendo dietas. El sueldo será variable también en función de las responsabilidades. Por tanto, en la medida en que las retribuciones legalmente establecidas superen esa cantidad, el sobrante se destinará a objetivos definidos por la asamblea Irabazi Donostia.
  6. Limitar su mandato en la misma institución a dos legislaturas consecutivas, excepcionalmente prorrogable un mandato más siempre que se dé un proceso de validación por la asamblea Irabazi Donostia con mayoría cualificada.
  7. Compromiso de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, cohecho, malversación y apropiación de fondos públicos, bien sea por interés propio o para favorecer a terceras personas. Así como también en casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los DD. HH. o el medio ambiente.
  8. El cargo de la persona elegida no le pertenece. Si la persona elegida decide dejar el cargo, tanto por voluntad propia como por otro tipo de razones, no podrá seguir ostentando la representatividad popular en otro grupo. La decisión de marcharse implica dejar el cargo y la institución.

Bibliografía

Este documento ha sido redactado por Irabazi Donostia a partir de material escrito y los debates sobre código ético realizados en el grupo de Transparencia y Participación. Para la redacción de este texto se han utilizado los siguientes documentos : Gobernar obedeciendo, Código de ética política de Barcelona en Comú, Código ético de Podemos, Código ético de Ganemos Murcia, Código ético de Ganemos Ciudad Real, Código de Buen Gobierno del Ayuntamiento de San Sebastián de Bildu, Código ético de Irabazi Rentería, Decálogo de cargos públicos y Código ético Interno de Equo y el European Code of conduct for the Political Integrity and Regional Elected Representatives.